Indice Digesto Municipal

Límites

Límites (5)

Martes, 17 Agosto 2010 20:31

3.5. Ley del 13.03.1872 Ley de Ejido

Digitalizado por

3.5. Ley del 13.03.1872 Ley de Ejido

Sancionada: 09.03.1872

Promulgada: 13.03.1872

 

ARTÍCULO 1º.- Los ejidos de todas las ciudades, villas y pueblos de la Provincia, tendrán una superficie de cuatro leguas cuadradas, destinadas exclusivamente al desarrollo de la población y a la agricultura, quedando excluido el pastoreo de hacienda en ellas.

ARTÍCULO 2º.-Las áreas en los ejidos se dividirán en 3 secciones:la primera constará de media legua de frente por media de fondo; queda exclusivamente destinado a solares para el desarrollo de las poblaciones la segunda alrededor de la primera tendrá la superficie del ejido y se dividirá en suertes de chacras de 16 cuadras cada una.

ARTÍCULO 3º.-En donde el terreno no se preste a trazar un cuadrado perfecto, se completará dando la superficie equivalente a las áreas determinadas en el ARTÍCULO 1°.

ARTÍCULO 4º.-Cada una de las tres secciones de los ejidos será separada de las demás por una calle,que tendrá 30 metros de, ancho cuando manos; y las suertes de quintas y chacras se trazarán dejando entre ellas una calle de 25 metros de ancho.

ARTÍCULO 5º.-En los pueblos se dejarán también las calles de 20 metros de ancho, en la parte que en adelante se edifique a cuyo efecto el Poder Ejecutivo o las Municipalidades en su caso, mandarán hacer las delineaciones necesarias designando las plazas que sean convenientes.

ARTÍCULO 6º.-Los rumbos de cada ejido serán los mismos que los de la calle del pueblo respectivo, si estos fuesen constantes, y si no fuesen se trazarán siempre en cuanto le fuera posible de modo que las calles de las chacras, quintas y solares sean continuación de atras.

ARTÍCULO 7º.-El Poder Ejecutivo mandará hacer por cuenta de la provincia y bajo la dirección del departamento Topográfico, el deslinde y amojonamiento de los ejidos con la correspondiente separación de las zonas destinadas a solares, quintas y chacras, conforme a lo dispuesto en esta ley.

ARTÍCULO 8º.-Las quintas y chacras existentes dentro de los ejidos deberán encuadrarse a la nueva delineación y los sobrantes de terrenos fiscales que concederán a los poseedores actuales, siempre que lo soliciten dentro de los tres meses de la fecha de mensura.

ARTÍCULO 9º.-Cuando en los títulos de las quintas y chacras se expresen las dimensiones y estas sean mayores que las que en esta ley se designan para cada suerte de ellas se ubicarán en suertes a concesiones enteras y si sobrase para el completo de otro se le concederá al dueño del título como lo establece el ARTÍCULO 8° hasta integrarse su área.

ARTÍCULO 10º.-Esos solares y suertes de quintas y chacras cuyo título solo indiquen una suerte de terreno sin expresar dimensiones, se sujetarán a las que en esta ley se establecen

ARTÍCULO 11º.- Los terrenos de propiedad particular, situados dentro de la traza del ejido, quedan igualmente sujetos a las delineaciones que se prescriben por la presente ley; pero las calles solo serán abiertas al tráfico público cuando el incremento y las necesidades de la población así la exijan a juicio de la autoridad.

ARTÍCULO 12º.-Después de medidos los ejidos el Poder Ejecutivo o las Municipalidades en su caso, reglamentarán el tiempo y modo de sacarse las haciendas que existan dentro de la traza de cada ejido.

ARTÍCULO 13º.-Si los poseedores de terrenos situados fuera del ejido solicitasen del Poder Ejecutivo se le dé mayor extensión y esto fuera conveniente a la población respectivo, se les concederá así, en cuyo caso se trazarán paralelos a los montados del ejido y sobre todo al costado que el ensancha solicita.

ARTÍCULO 14º.-Delineando la traza del ejido se procederá por los peritos que nombre el Poder Ejecutivo a levantar el plano de los hechos sobre terreno, relevando con toda exactitud la posesión de las casas, cercas, mojones, árboles y demás accidentes del terreno y otros comparando los títulos de propiedad,de manera que en un segundo plano queden perfectamente determinados los terrenos fiscales.

ARTÍCULO 15º.-Todos estos trabajos se pasarán al departamento Topográfico acompañado de los títulos de los terrenos cuyas dueños deben exhibirlos al efecto, para lo cual publicarán las jefaturas Políticas el correspondiente edicto, castigando con una multa de 25 pesos fuertes a los que se negaran a esa exhibición sin perjuicio de hacerse esta efectiva.

ARTÍCULO 16°.-El departamento Topográfico de acuerdo que se establece en esta ley y con lo que disponen las instrucciones de los agrimensores indicará el mejor proceder que deba seguirá para la subdivisión y amojonamiento de los solares, quintas y chacras en cada pueblo y en su respectivo ejido.

ARTÍCULO 17º.-Todas las posesiones o propiedades que se adquieran en los ejidos conforme a lo dispuesto en esta ley, llevan implícita la condición de poder abrirse calles cuando el aumento de la población lo reclame, y de ceder el terreno necesario para vías férreas o cualquier otra obra pública análoga sin derecho a indemnización alguna por el terreno: sino solo a las mejoras o a lo que se hubiere edificado en él.

ARTÍCULO 18º.-Los terrenos fiscales que resulten en los ejidos, serán vendidos por la autoridad competente a un precio fijo, y con la condición expresa de ser poblados dentro del término de seis meses. Para el efecto el Poder Ejecutivo previo los conocimientos e informes necesarios determinará la escala de precio para las diferentes zonas de terrenos según la importancia de las respectivas localidades

ARTÍCULO 19º.- La población del terreno debe consistir, por lo menos en la edificación de las habitaciones en el cercado del terreno y sembrado en las chacras y quintas y en la construcción de un pozo de balde.

ARTÍCULO 20º.-Los compradores o concesionarios de terrenos con arreglo a esta ley, recibirán un boleto provisorio que acredite su compra, y sino se les otorgará escritura en forma de propiedad, justificando que los han poblado y ocupado sin interrupción durante tres años.

ARTÍCULO 21°.-Solo después de poblado el terreno podrá trasmitirlo el dueño u otra persona, por cualquiera de los títulos traslativos del dominio, bien entendido que el sucesor queda sujeto a las mismas obligaciones que a su causante le impone la ley.

Toda enajenación que se hiciera antes de cumplidas las condiciones de población carecerá de valor legal.

ARTÍCULO 22°.-Los que no hubieran poblado el terreno dentro del plazo señalado en el ARTÍCULO 17 y los que antes de tener las escrituras definitivas de la propiedad hubieren levantado voluntariamente la población y dejado de ocupar el terreno, pierden sus derechos a este, que vuelve al dominio del estado y puede ser concedido a otro que lo solicite

ARTÍCULO 23º.-A ninguna persona se le venderá o concederá más de una concesión, a suerte de chacra, o de quinta, sino después haya cumplido en todas sus partes las condiciones de población y demás establecido en los artículos 17º, 18° y 19°.

ARTÍCULO 24°.-El Poder Ejecutivo mandará a construir planos de demostrados y numerados los boletos, que puedan ofrecerse en venta, y remitirá copia de ellos a las comisiones y agentes inmigración dentro y fuera de la república, a fin de que puedan hacerlo conocer a los inmigrantes.

ARTÍCULO 25°.-Estos planos llevarán inserta una pequeña memoria en la que se explique sucintamente las condiciones naturales del terreno, su topografía su posición relativa respecto a la provincia, sus medios de comunicación marítima, su población actual y productos y demás datos convenientes.

ARTÍCULO 26º.-Quedan derogadas todas las disposiciones que se opongan a la presente ley, excepto la sancionada el 22 de marzo último que existirá siempre en vigencia.

ARTÍCULO 27º.-Comuníquese al Poder Ejecutivo

 

Martes, 17 Agosto 2010 20:30

3.4. Ley Provincial nº5396

Digitalizado por

3.4. Ley Provincial nº5396

Sancionada: 04.09.1973

Promulgada: 14.09.1973

 

ARTÍCULO 1º.-Déjanse sin efecto las disposiciones de la llamada "ley" Nº 5348 del día 17 de mayo de 1973, dictada por el anterior gobierno, por la que se ampliaban los límites del radio municipal.

ARTÍCULO 2º.- Retrotráense todas las situaciones emergentes de la llamada "ley" Nº 5348 a la fecha anterior a su sanción

 

Martes, 17 Agosto 2010 20:27

3.3. Decreto provincial de fecha 23.10.1917

Digitalizado por

3.3. Decreto provincial de fecha 23.10.1917

DECRETO DEL PODER EJECUTIVO-DE LA PROVINCIA CONFIRMANDO EN TODAS SUS PARTES EL DE MAYO 30 DE 1868 SOBRE LIMITES DE PARANA. PARANA, 23 de Octubre de 1917.

Vista la Ordenanza de la Municipalidad de Paraná reclamando que, en virtud del Decreto de 30 de Mayo de 1868, se declare que los anegadizos de Bajada Grande están comprendidos dentro de los límites municipales de la Capital; y CONSIDERANDO: Que, en efecto, ese decreto en cumplimiento de lo preceptuado en la Ley de 20 de Mayo del mismo año, fijó Ios límites del Ejido de Paraná al Este, el

Arroyo Las Tunas, y "al Sud el lugar denominado Los Berros, en una línea con aquel Arroyo y el Río Paraná" lo que, técnica y legalmente, debe entenderse una línea de continuidad del Arroyo 'los Berros" por el rumbo Sud, neto, hasta encontrar el Río Paraná hacia el Oeste. Que ese Decreto no ha sido modificado ni por ley ni por otro Decreto y en consecuencia las operaciones técnicas efectuadas, -que lo contraríen-, cualquiera sea su finalidad son de ningún valor. Que así se han entendido también en la organización política, judicial y administrativa, pues los habitantes de Bajada Grande, -sección anegadizos-se inscriben en el Registro Cívico de "Paraná Municipio" tanto en el orden Municipal como en el Provincial y el Nacional; los Alcaldes de esa localidad son designados por la Municipalidad de acuerdo con el Artículos. 759 de la Ley Orgánica de los Tribunales y la Comisaría o Destacamento de Policía de Bajada Grande comprendida en la sección Ejido, ejerce autoridad en los anegadizos a que se refiere la Municipalidad. Que para evitar confusiones, trastornos y conflictos, conviene determinar clara y distintamente la parte del límite Sur, mencionada en el Decreto del 68, en la parte que corresponde entre el término del Arroyo "Los Berros" al Oeste, y el Río Paraná; y como el Arroyo "El Timbó'', responde a ello, continuando la línea de "Los Berros", hasta desembocar en el Paraná y siendo un límite natural debe aceptársele como divisorio en los términos que expresa Obras Públicas;

POR ELLO: EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DECRETA:

ARTÍCULO 1º.-Confirmase en todas sus partes el Decreto de Mayo 30 de 1868

fijando los límites del Ejido de Paraná, aclarándolo en los siguientes términos: al Este,

el Arroyo "Las Tunas" parte accidental; al Sud, el Arroyo "Los Berros" y desde su

terminación, "El Timbó'' hasta su desembocadura en el Río Paraná a Oeste, el Río

Paraná, brazo Paracao; y al Norte, el Paraná y el Arroyo "Las Conchas" hasta su

unión con el de "Las Tunas".

ARTÍCULO 2º-Declárase que la jurisdicción administrativa provincial, es incompetente para conocer y resolver en el caso de alambramiento sin permiso hecho por el Doctor Casiano Calderón dentro de la zona comprendida en el Ejido de Paraná según se expresa en el Artículo anterior, Artículo 13º, Inciso 3 del Código Rural.

ARTÍCULO 3º -Devuélvanse éstas actuaciones a la Municipalidad de Paraná a sus efectos.

ARTÍCULO 4º.-Comuníquese, publíquese, etc.

 

Martes, 17 Agosto 2010 20:26

3.2. Ordenanza del 21.08.1917

Digitalizado por

3.2. Ordenanza del 21.08.1917

DECLARANDO FIRME LOS PRECEPTOS DEL GOBIERNO DE LA PROVINCIA DEL 30 DE MAYO DE 1868 CONSIDERANDO: Que la presente resolución la motiva el hecho recientemente ocurrido de haber sido alambrado los anegadizos por un particular: hecho que ha motivado la protesta de interesados, quienes han ocurrido ante el Gobierno de la Provincia en solicitud de su intervención, para hacer suspender los trabajos mencionados; con tal motivo el Gobierno y a los fines de resolver lo que corresponda, ha solicitado informes a esta Municipalidad, sobre la jurisdicción que tenga en la zona de los anegadizos. El Presidente de la Municipalidad ha contestado con dudas o vacilaciones respecto de la jurisdicción municipal de estos terrenos de acuerdo con los antecedentes de los archivos de esta Comuna, importando esa resolución la exclusión de esas del Ejido Municipal; dudas estas que han sido producidas por motivo de la traza de la zona de Chacras y Quintas practicadas por peritos agrimensores, ordenada por el Superior Gobierno de la Provincia en algunas casos v por la Autoridad Municipal en otros; que estas operaciones al establecer las zonas aptas para el cultivo de la industria agrícola no han aclarado su concepto administrativo y regional que tuvieron por misión, dado que el decreto del gobierno del año 68 no podía ser subrogada sino por otro acto de la misma índole y naturaleza o sea por otro decreto que revela el alto criterio administrativo e histórico que lo ha guiado fijando y reconociendo preceptivamente la jurisdicción política y administrativa de este Municipio en esa zona de Bajada Grande, con sus terrenos anegadizos, ya que de hecho este Municipio tuvo esa jurisdicción desde la fundación de esta ciuda en aquel punto en 1730,denominado aquella primera población con el nombre de Bajada.

Que es evidente entonces que en ningún caso y por ningún precepto pueda haberse despojado de un derecho legitimo dado por la ley del 68 e histórico por ser allí el lugar de su fundación y a más por la propia naturaleza y situación del terreno no permite una desmembración de la jurisdicción municipal, sin perjuicio irreparable para el cumplimiento de las leyes edilicias; que las mensuras practicadas a que se han hecho referencia, dan indebidamente por límite de este municipio barrancas limítrofes con los terrenos anegadizos, de ahí la confusión de límites jurisdiccionales invariables y que como se ha dicho de alto criterio histórico, y fines edilicios, y las subdivisiones hechas dentro de esos límites jurisdiccionales no pueden ni deben ser sino de carácter puramente regionales clasificativos de los terrenos para sus fines industriales y ordenamiento de la traza de subdivisiones de la tierra en Quintas y Chacras de acuerdo con la ley de Ejido de 1872, operaciones éstas que no pueden afectar en manera alguna la jurisdicción que este municipio ejerce en ese zona desde la fundación de ciudad hasta la fecha, pues así lo ha entendido el gobierno la provincia y la alta autoridad judicial aceptando y reconociendo los actos jurisdiccionales que ejerce este Municipio esa región no solo en el orden político y administrativo sino también judicial, nombrando los alcaldes y empadronando en los registros municipales los vecinos de ese lugar, estableciendo así de una manera categórica y evidente de hecho y de derecho la jurisdicción que en todo momento ejerció como poder público y como persona jurídica; Que esta tesis que sustenta la buena doctrina que debe aplicarse para establecer en esos casos los preceptos claros de la ley citada lo ha tenido también en cuenta este mismo Cuerpo en su deliberación del trece de agosto de 1892 en que autoriza al Departamento Ejecutivo de la Comuna para reclamar al Poder Ejecutivo Provincial el cumplimiento del decreto del 30 de mayo del 68, ya citado el que establece por límite oeste de este Municipio el río Paraná y resolución del mismo Concejo del 4 de agosto de 1897 en que insiste en las gestiones promovidas sobre el mismo asunto dándose cuenta probablemente de las consecuencias que traerían los actos de mensura que al fijar los límites los límites regionales de la zona agrícola en las barrancas limítrofes a los anegadizos que por error fijaron allí el límite oeste del ejido siendo así que por ley estaba fijado el río Paraná. Que estas gestiones hechas seguramente no tuvieron éxito por haber sido mal planteadas pues en ningún caso puede aceptarse una limitaci6n o reforma del primitivo limite para solicitar una,adyacencia o ampliación de la jurisdicción de esas tierras que puede perjudicar de una manera fundamental los derechos adquiridos por este Municipio tanto en su faz jurisdiccional como en la territorial respecto al dominio que pueda corresponderle como poder público de acuerdo con la ley de 1872; que oportunamente estas cuestiones se tomarán en consideración; que demás esta todo esfuerzo en demostrar los perjuicios irreparables que sufrir la marcha irregular de la legislación edilicia si se le interceptar una legislación rural; (Que, qué consecuencia podría sacarse de este hecho?.

Sencillamente, la ineficacia de todas las resoluciones y medidas de sanidad, salubridad, moralidad, leyes de impuestos, etc. y en general toda iniciativa de progreso social urbano; que tal hecho colocaría a este Municipio en las condiciones que se halla actualmente Buenos Aires con respecto a los terrenos tomados al río para la formación del puerto, los que han quedado fuera de su jurisdicción trastornando

seriamente las funciones de la Municipalidad, circunstancia que ha obligado a aquel Municipio a solicitar del gobierno extienda su jurisdicción hasta el río por razones obvias de un principio de buena administración; pues si aquel Municipio tiene a su cargo la vigilancia de esa población incrustada, entre su ejido y el puerto en iguales condiciones se encuentra esta Municipalidad con respecto a la población de Bajada Grande, por todo ello:

 

HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE LA MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE PARANA, SANCIONA LA SIGUIENTE: O R D E N AN Z A:

 

ARTÍCULO 1°-Declarar firmes los preceptos del decreto de gobierno de la provincia en fecha 30 de mayo de 1868, concordantes con la ley de su referencia del 20 del mismo mes y año que establece los limites definitivos que comprende el perímetro del ejido de la ciudad de Paraná, encerrando en ello los terrenos anegadizos de la Bajada Grande hasta limitar con el río Paraná.

ARTÍCULO 2°.-Declarar que la comunicación del señor Presidente de la Municipalidad de fecha 25 de julio del corriente año al gobierno de la provincia sobre consulta respecto a la jurisdicción de ese zona no afecta los principios que sustenta esta resolución y que ella debe considerarse simplemente una información de hechos como asimismo que las mensuras practicadas por los Agrimensores Don Florencio Basaldúa, Don Teodoro Vidaechea y Don Gervasio Unsain en junio de 1877, agosto de 1880 y diciembre de 1885, respectivamente dentro del perímetro jurisdiccional de este municipio no importa sino la información de perímetros regionales de carácter interno e índole puramente administrativa, a los fines de establecer la traza general dentro del ejido en las tierras aptas para la agricultura de acuerdo con su situación geográfica y naturaleza del terreno pero en ningún caso y por ningún concepto, reconocer por aquellas operaciones, limitación o variación del límite oeste fijado por decreto del 30 de mayo de 1868 respecto a la jurisdicción política y administrativa de este Municipio. ARTÍCULO 3°.-Solicitar del Gobierno de la Provincia por intermedio del señor jefe de del Departamento Ejecutivo de esta Municipalidad una declaración que confirme esta ordenanza para hacer desaparecer las dudas por conceptos erróneos o mala interpretaron de la ley que perjudiquen el funcionamiento regular de las leyes edilicias, dado que es principio de buena administración pública al tenerse los caminos expeditos para llenar sus fines.

 

Martes, 17 Agosto 2010 20:25

3.1. Decreto Provincial de fecha 30.05.1868

Digitalizado por

3.1. Decreto Provincial de fecha 30.05.1868

Al gobernador de la Provincia Considerando lo expuesto por el jefe Político del Paraná sobre la conveniencia de extender los ejidos de aquella ciudad, a fin de fomentar el desarrollo de la agricultura y estando autorizado para ello el gobierno por la ley del 20 de mayo del corriente, ha acordado:

Decreta:

ARTÍCULO 1°.-Declara comprendidos dentro de los ejidos de la ciudad de Paraná. los terrenos ubicados entre esa ciudad y el arroyo de las Tunas al este. considerando como límites la parte occidental del mismo arroyo, y al sud el lugar denominado Los Berros, en una línea con aquel arroyo y el río Paraná.

ARTÍCULO 2°.-Comuníquese. publíquese dese al R.G.

 

Tomo I

Municipalidad de Paraná

Encontraremos información que refiere al Régimen Municipal, de acuerdo a  la Constitución Nacional y Provincial y la Ley Orgánica de Municipios que rige en nuestra Provincia. También está conformada por aspectos vinculados a la Municipalidad en sí misma: Símbolos, Ejido, Ceremonial, dispositivos de Información Ciudadana, Relaciones Institucionales, mecanismos de Participación y de Protección, normas, leyes, procedimiento administrativo, Justicia de Faltas,  organización y estructura administrativa y laboral del Estado Municipal.

Ver más...

Tomo II

Actividad Económico Financiera

Refiere a los medios y recursos económicos con que cuenta la Municipalidad. Las normas se agrupan en: finanzas, rentas, contrataciones, concesiones, contabilidad, patrimonio, expropiaciones, restructuración y reforma del estado municipal - emergencia económica - contención del gasto público - y régimen federal de responsabilidad fiscal.

Ver más...

Tomo III

Prestaciones Municipales

Se agrupan las normas sobre tales prestaciones en: abastecimiento, acción social, catastro, cementerio, cultura y educación, deportes, estación terminal de ómnibus, higiene, obras públicas, obras sanitarias, promoción industrial, salud pública, turismo, preservación de bienes muebles e inmuebles, servicio fúnebre para indigentes, pensionado juvenil, defensa civil, fiestas-conmemoraciones, minoridad, discapacidad, familia, juventud, adolescencia, mujer, adultos mayores, tercera edad y derechos humanos.

Ver más...

Tomo IV

Actividad Urbanística

Las normas que se incluyen en esta actividad refieren a preceptos de la Constituciona Nacional, Código Civil y Ley Orgánica nº 10027 que regulan esa materia y  normas sobre planeamiento urbano; trazado de calles, manzanas y lotes; edificación; paisaje urbano; medio ambiente y zonas de emergencia.

Ver más...

Tomo V

Actividad de los Administrados

En dos títulos se incluyen las normas sobre permiso de uso y habilitación de locales y establecimientos y sobre espectáculos públicos.

 

Ver más...

Tomo VI

Actividad en la Vía Pública

Refiere a la actividad en la vía pública y en cinco títulos se agrupan las normas sobre: tránsito; licencia para conducir vehículos; transporte; usos especiales de la vía pública y publicidad en la vía pública.

Ver más...